menu_btn

TEN LA MEJOR EXPERIENCIA

MANTÉN TU CELULAR EN POSICIÓN VERTICAL

Tarta de Arándanos
Tarta de Arándanos
PORCIONES
5
INGREDIENTES
  • 210 grs. (1 barra) de Queso Philadelphia®, a temperatura ambiente
  • 1 tarro de leche condensada
  • 1 sobre (7 grs.) de Gelatina sin sabor
  • 400 grs. de arándanos congelados
  • 200 grs. de arándanos frescos
  • ¾ taza de azúcar
  • Para la base
  • 2 paquetes de Galletas de Mantequilla
  • ¾ taza de mantequilla derretida
PREPARACIÓN
  • MOLER las galletas y mezclarlas con la mantequilla derretida.
  • COLOCAR la mezcla anterior en un molde redondo desmontable y presionar hasta cubrir todo el fondo del molde. Reservar.
  • BATIR, con la batidora eléctrica, el Queso Philadelphia® junto con la leche condensada hasta integrar.
  • HIDRATAR la gelatina sin sabor en ¼ taza de agua fría. Revolver y calentar en el microondas por 1 minuto o hasta que empiece a hervir.
  • PRENDER la batidora eléctrica nuevamente y verter de a poco la gelatina sin sabor a la mezcla de Philadelphia. Seguir batiendo hasta que se integren bien los ingredientes.
  • VERTER la mezcla en el molde con la base de galletas molidas.
  • REFRIGERAR de un día para otro o hasta que cuaje. Mientras tanto, preparar la salsa:
  • DESCONGELAR los arándanos congelados y licuarlos hasta molerlos por completo.
  • TRASPASAR los arándanos molidos a un colador sobre un bowl y presionar fuertemente los arándanos con una cuchara de manera que todo el hollejo quede en el colador. Desechar el hollejo y verter los arándanos molidos y colados a una olla pequeña junto con el azúcar.
  • LLEVAR la olla al fuego y dejar que hierva a fuego medio, unos 15 minutos o hasta que tenga consistencia de almíbar liviano. Revolver de vez en cuando cuidando que no se pegue a la olla. Una vez lista la salsa, traspasar a un bowl y dejar enfriar. Refrigerar por 3 horas o de un día para otro.
  • DESMOLDAR la tarta y esparcir por encima la salsa de arándanos.
  • DECORAR con los arándanos frescos y espolvorear con azúcar flor si se quiere.
  • SERVIR frío como postre, para la hora del té o para cuando se quiera.